Open Arms

En el verano 2018, Open Arms necesitaba una estrategia para defender la necesidad de su trabajo delante de los medios, de los comentarios de los políticos y de las redes sociales. El debate estaba muy encendido, con preocupación sobre qué harán los inmigrantes cuando lleguen a Europa, sobre el por qué vienen aquí, sobre el miedo a que haya terroristas entre ellos, sobre el gasto público para mantenerles, y mucho más.

En mitad de esta confusión generalizada, necesitábamos volver a centrar el debate sobre el único punto verdadero y cierto de la situación: cuando una persona se está ahogando en el mar, no puedes hacerte preguntas. ¿Le salvo la vida o le explico las razones por las cuales dudo si dejarle morir ahogado? Delante de esta emergencia, todos los discursos y las opiniones pierden su sentido y la necesidad absoluta del trabajo de Open Arms se hace indiscutible.

La campaña se ha desarrollado en OOH en diferentes ciudades españolas (Barcelona, Madrid, Valencia o Zaragoza, entre otras) pero, sobre todo, en redes sociales. Solo en Twitter, generamos 17 millones de impactos de manera orgánica y el hashtag #SalvoUnaVida llegó a ser Trending Topic, también gracias a la difusión generada por personajes como Jordi Évole, Dani Rovira, Ana Pastor, Paco León y Javier Ambrossi.